Entrevistas Ponentes IPT 2019: Mª Cristina Márquez

Cristina Márquez es una estudiante de Doctorado del grupo de investigación NETCOM de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M). Sus áreas de interés son Big Data, análisis de datos y redes móviles. Consiguió su Grado bilingüe en Ingeniería en Tecnologías de la Telecomunicación en la UC3M en 2015. Al acabar, se matriculó en el Doble Máster bilingüe en la misma universidad, donde finalizó el Máster en Ingeniería Telemática en 2017 y el Máster de Telecomunicaciones en 2018, mientras cursaba su Doctorado (durante 2017) en el campo de Ingeniería Telemática.

Cristina impartirá la charla Estudiemos el uso de apps y su consumo a nivel nacional el viernes 29 Marzo a las 9:40h dentro de la segunda jornada de IPT 2019 A Coruña.

 

Cuál sería la clave para eliminar la «brecha de género» en Ingeniería.

Yo diría que no hay una clave única. Es más un conjunto de ellas, brevemente destacaría:
– Durante todas las etapas de formación del carácter y la personalidad es importante el refuerzo positivo y la desmitificación (sobre todo lo que que se dice que no es cierto) acerca de las ramas STEM. Esto debe hacerse tanto en casa como en los colegios.
– La visibilidad de profesionales es una clave.
– En las escuelas e institutos hacen falta jornadas sobre tecnología pues, como estoy comprobando en Technovation challenge, estas iniciativas hacen florecer pasiones olvidadas o desconocidas por las adolescentes en estas áreas. Además, al participar como mentora, las alumnas ven un modelo de referencia actual que es cercano a su edad.

 

Qué se pretende con el proyecto Mujer e Ingeniera.

Esta iniciativa pretende visibilizar a las profesionales de ingenierías, motivar a jóvenes a perseguir estas carreras (las cuales tienen un alto abandono durante la adolescencia) y así fomentar el crecimiento del reducido porcentaje actual del género femenino en ellas. Además, pretende poner en contacto a diferentes profesionales con futuras generaciones de ingenieras, tanto para mentorizar y afrontar su primer empleo como para generar una red de contactos. Sin embargo, no sólo se benefician las mentorizadas, sino que las profesionales desarrollan otras capacidades relegadas a un segundo plano cuando se llega a una especialización en el sector: captar talento, entender las necesidades de las nuevas generaciones, etc.

 

Cómo se podría favorecer el desarrollo profesional de la mujer para que alcanzara puestos directivos.

No es fácil con la situación actual, pero creo que otros países nos llevan la delantera y seria conveniente tomar nota. Lamentablemente esta pregunta da para debatir largo y tendido.

 

 

Carolina Cortés.