Conoce a Alma Castillo

Alma trabaja como Ingeniera de Software en Google. Es ingeniera informática y matemática por la Universidad Autónoma de Madrid y tiene un máster en HCI por la Universidad Tecnológica de Chalmers. Le apasiona la intersección entre ingeniería y diseño de interacción y ha centrado su trabajo en frontend, interfaces de usuario y accesibilidad. Desde 2014, ha colaborado con diversas iniciativas para mujeres en informática incluyendo la Grace Hopper Conference y las becas Women Techmakers de Google. Es también co-fundadora de Systers Spain, una plataforma del Anita Borg Institute que conecta a mujeres españolas.
Cuál crees que es la situación de la mujer en el ámbito tecnológico actualmente?
A pesar de los avances que se están haciendo últimamente en temas de concienciación de la baja representación de las mujeres en este ámbito y del esfuerzo de captación de universidades, empresas y otras entidades, creo que queda mucho por hacer hasta llegar a una situación en las que las mujeres estén igualmente representadas a todos los niveles. Personalmente, he observado que cuanto mayor es el nivel de responsabilidad, menos presentes están las mujeres.
Cuáles piensas que son los motivos por los que existe escasez de mujeres en el ámbito STEM?
Creo que uno de los motivos por los que muchas mujeres no consideran las carreras en STEM es por el estereotipo asociado que hay, sobre todo en la informática, de que se trata de un trabajo aburrido y solitario. Este estereotipo está completamente alejado de la realidad, pero a menudo sigue estando presente en los medios de comunicación y entretenimiento.
Crees que es necesaria una mayor implicación institucional para fomentar las carreras tecnológicas en la mujer?
Creo que es necesaria la implicación de toda la sociedad, no sólo para atraer a más mujeres al ámbito tecnológico, sino para que estén representadas a todos los niveles, sirviendo a su vez de ejemplo a las mujeres que vengan después y consideren estas carreras también.
Has encontrado obstáculos para desarrollar tu carrera y trabajo en el campo de la tecnología?
He tenido bastante fortuna de contar con grandes redes de apoyo desde que terminé la carrera dónde he encontrado el apoyo suficiente para atreverme a trabajar por las metas que me proponía, a pesar de en muchos casos ver ejemplos mayoritariamente masculinos. Sin embargo, sin estas redes de apoyo, es muy fácil acabar creyendo que estas metas no son posibles y caer en el síndrome del impostor.
Por qué decidiste ser ingeniera?
Siempre me ha gustado construir y crear cosas, y la posibilidad de interactuar con un dispositivo y que me mostrase distintas cosas en respuesta a lo que yo hacía me ha atraído a la tecnología desde pequeña. A través de la programación, en mi caso, puedo crear desde cero sistemas con los que otras personas pueden interactuar con un simple ordenador como herramienta.
Carolina Cortés.