Conoce a Elena Gómez

Elena es Doctora Ingeniera en Informática por la Universidad de Zaragoza y, actualmente, profesora en la Universidad Autónoma de Madrid. Entre otros, ha trabajado en Ilunion-Fundación ONCE, la Universidad Politécnica de Madrid y la University of East London. Sus líneas de investigación es la ingeniería dirigida por modelos y los requisitos no funcionales modelados con redes de Petri. Además de IPT, colabora a través de su universidad en la iniciativa «Quiero ser ingeniera» respaldada por el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades para fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas, especialmente entre las chicas de Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

 

Cuál crees que es la situación de la mujer en el ámbito tecnológico actualmente?

Es cierto que en las ingenierías el número de mujeres siempre ha sido bajo, pero lo que más me preocupa es que vamos a peor.

Cuáles piensas que son los motivos por los que existe escasez de mujeres en el ámbito STEM?
Tampoco lo tengo muy claro. Cuando yo estudié la carrera, las mujeres representabamos el 25% de mi clase. Es más, en mi escuela (donde también se estudiaban otras ingenierías), la proporción era muy parecida. Actualmente soy profesora en la universidad y en alguno de mis grupos he llegado a no tener ninguna alumna.
Pienso que lo que más ha afectado es la imagen que se da de los informáticos: el friki con camiseta rara, asocial, y que solo piensa en ordenador y videojuegos, cuando todas sabemos que la informática es bien distinta.
Crees que es necesaria una mayor implicación institucional para fomentar las carreras tecnológicas en la mujer?
 Por supuesto, pero sobre todo para visibilizar el papel de la mujer en las disciplinas STEM. Si las niñas y adolescentes ven modelos femeninos, verán que esto no es solo cosa de chicos. Creo que son importantes iniciativas como «El día internacional de la mujer y la niña en la ciencia».

Has encontrado obstáculos para desarrollar tu carrera y trabajo en el campo de la tecnología?
 Por desarrollar mi carrera en el ámbito de la tecnología, no, pero si tuve problemas hace muchos años con la empresa en la que trabaja cuando me negaba a trabajar más allá de mi reducción de jornada.
 
Por qué decidiste ser ingeniera?
 La verdad es que me hubiera gustado hacer arquitectura, pero no había en mi ciudad y no me podría permitir estudiar fuera. Así que dentro de las que había, me gustaban  las matemáticas y todas las ingenierías. Me decanté por informática, había mucha matemáticas, pero era menos teórica. Además, en aquel momento la única salida de estudiar matemáticas era para ser profesora en un instittuto. Si hubiera existido el doble grado, no me lo hubiera pensado. Además, me dijeron que era díficil y había que entrar con muy buena nota de selectividad. Me gustan los retos.  A nivel familiar, mis padres no tienen estudios, así que ellos no me influyeron mucho y yo no tenía ningún referente. Por cierto, por parte de mi madre, somos 8 primos (yo soy de las mayores), pero hay 3 ingenieras y 2 ingenieros.
Carolina Cortés.