Conoce a Raúl Coroban

Raúl es un estudiante que mezcla de distintos campos de conocimiento. Graduado como Ingeniero Software por la Universidad Politécnica de Valencia, actualmente está cursando un Máster en Bioinformática y Sistemas Biológicos en la Universidad Libre de Ámsterdam (Vrije Universiteit). Le apasionan una gran variedad de cosas, sobretodo el trastear con nuevas tecnologías, mezclarlas con otros campos (biología sobretodo) y emplearlas para crear cualquier cosa imaginable, desde usar redes neuronales (que acaba de descubrir) para construir una app para predecir terremotos, hasta herramientas de modelado 3D de proteínas. En paralelo trabaja como diseñador UI/UX y colabora con la ACM UPV Chapter ofreciendo todo el soporte gráfico necesario desde 2014, y con IPT desde su inicio creando la imagen del evento. En su tiempo libre lee y come ramen.

 

¿Cuál crees que es la situación de la mujer en el ámbito tecnológico actualmente?

Aunque va mejorando a raíz de grandes esfuerzos de iniciativas como IPT, lamentablemente sigo viendo la situación bastante mal. Los datos (los últimos que consulté) reflejan que el porcentaje de mujeres no llega al 15% en ingenierías, no sé si quiero ver en Ing. informática. Ah, no, espera, sí lo he visto. Karen, Irene, Clara A., Clara V., Carolina, Patricia, Lorena, Cristina, Laura, Natalia, Rebeca, Alicia y Noelia. Son todas las compañeras que he conocido en 4 años de carrera. La Escuela Técnica Superior de Ing. Informática de la UPV tiene (o tenía) ~1000 alumn@s. Aunque, obviamente habían más mujeres, la balanza cae por su propio peso.

A pesar de ello, ya han pasado 5 años desde entonces, y tengo bastante confianza en que la situación puede y va a cambiar, y haré todo lo que pueda por promoverlo y estimularlo 😉

 

¿Cuáles piensas que son los motivos por los que existe escasez de mujeres en el ámbito STEM?
Los de siempre, para variar.  Estereotipos rancios, una influencia negativa que “te dice lo que deberías ser” o que “esto no es para ti”, falta de visibilidad de los referentes femeninos, ya que referentes ¡cada vez tenemos más! Profesoras Asunción Casanova, Carmen Capilla, Alicia Rubio, Alicia Villanueva, María Alpuente, Laura Mota, Mabel Galiano, Estefanía Argente, Elvira Baydal, Milagros Martínez, Profesora, directora y mentora Silvia Terrasa Barrena vosotras habéis sido las mías. Mil gracias 🙂
Por otro lado, en las redes todo son vídeos motivadores, que inspiran a niñas y niños a ser lo que quieran y a dejar ser, lo que está genial. Pero además, detrás de todo esto, necesitamos unos referentes paternos (o maternos, o lo que nos dé la gana) que consoliden todo esto, y que les hagan ver que los monigotes que bailan en las pantallas tienen razón. Que no es una aventura más de Peppa Pig o de Mickey Mouse, sino que puede y ha de ser posible.

¿Crees que es necesaria una mayor implicación institucional para fomentar las carreras tecnológicas en la mujer?

Si nos referimos a apoyo por parte del Estado, apaga y vámonos 🙂

Si nos referimos a apoyo por parte de universidades o estudios superiores para atajar el problema de raíz, sí. Cuando digo de raíz me refiero empezando por los nenes y nenas. Creo que con el simple hecho de que el escaparate o disposición general de los juguetes en emm… grandes superficies comerciales (por evitar alusiones, porque llenaríamos la página), ya avanzamos. Y si a eso le añadimos una charla y/o taller interactivo de vez en cuando para que tod@s puedan ver lo guay que es hacer desde un robotito que siga una línea en el suelo, hasta mezclar (con cuidado) vinagre y bicarbonato sódico, no me cabe duda que tendremos ingenieros e ingenieras, robóticos y robóticas, químicos y químicas en un santiamén.

¿Has encontrado obstáculos para desarrollar tu carrera y trabajo en el campo de la tecnología?
Salvo los “autoimpuestos” no, obviamente.
Las respuestas a “quiero hacer ingeniería informática” fueron más bien: “Jolín, ¿tú también?, estáis todos haciendo lo mismo”, “Anda, qué guay, seguro que tendrás mucho trabajo después”, “Siempre se te han dado bien los ordenadores”, y la estrella: “Tú haz lo que te guste, pero luego no me vengas quejándote” (esta última con todo el amor de una madre)
¿Por qué decidiste ser ingeniero?
Supongo que esta pregunta tiene más impacto para mis compañeras, pero me gustaría contestarla igualmente 🙂
En realidad, nunca lo decidí. No recuerdo ningún momento que dijese: “De mayor quiero ser ingeniero”. Simplemente surgió. Me gustaba toquetear el ordenador (yo perdí mi inocencia con Windows Vista), añadirle estilos, hacer que fuese más rápido, buscar trucos para aumentar artificialmente el ancho de banda, etc. Cuando me dijeron que con la informática descubres las entrañas de todo no era consciente del potencial de esto. Si volviese a ese punto de decisión, seguramente mi respuesta hubiese sido: “Quiero ser ingeniero para llegar hasta el último detalle de todo” (aunque dependiendo de la rama se muere en el intento).
Carolina Cortés.